Brexit sin acuerdo con la UE, amenaza que Londres evalúa

El gobierno británico está acelerando los preparativos ante la eventualidad de un Brexit sin acuerdo, afirmó ayer la primera ministra Theresa May, tras anunciar el aplazamiento de la votación en el Parlamento del acuerdo negociado con Bruselas.

“Mientras no logremos ratificar un acuerdo, aumenta el peligro de un Brexit sin acuerdo. Así que el gobierno intensificará el trabajo de preparación para ese resultado potencial”, afirmó ante los diputados.

Nadie puede decir a ciencia cierta qué ocurriría si el país se ve abocado el próximo 29 de marzo a una salida brutal, pero ante la incertidumbre las autoridades británicas han advertido a la población, en varias notas técnicas, sobre algunos cambios que pueden surgir.

La primera ministra había convocado ayer a su equipo más leal de miembros del Gobierno para comunicarles la decisión, después de todo un fin de semana en el que las presiones para que retrocediera han sido incesantes. Ya nadie descartaba que el acuerdo del Brexit alcanzado con la UE fuera a tener una estrepitosa derrota y muchos temían que acabaría arrastrando a May.

En las últimas horas, la primera ministra habló con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, para comprobar las posibilidades de obtener nuevas cesiones de la UE. pero la negativa fue contundente.

Frente a este escenario Tusk, convocó ayer mismo a una cumbre sobre el Brexit para el jueves, después que la primera ministra británica, Theresa May, aplazara la ratificación del acuerdo de divorcio en su Parlamento para conversar de nuevo con sus socios. “He decidido convocar un Consejo Europeo sobre Brexit el jueves. No vamos a renegociar el acuerdo (...) pero estamos dispuestos a debatir cómo facilitar la ratificación de Reino Unido”, anunció Tusk. Los mandatarios europeos ya tenían previsto reunirse jueves y viernes en Bruselas.

La decisión del Tribunal Europeo de Justicia de permitir que Reino Unido pueda unilateralmente iniciar el proceso de salida de la UE, se ha convertido en un nuevo y determinante factor político en estas horas de urgencia. Los partidarios de un segundo referéndum, cada vez más numerosos, ven así abiertas las puertas para iniciar un proceso de reversión de todo este complejo contexto. Pero, incluso los partidarios de seguir adelante con el Brexit barajan la posibilidad de llevar a la ciudadanía a una consulta que descartara la permanencia en la UE, pero permitiera pronunciarse sobre el acuerdo pactado por May o ningún tipo de acuerdo.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.