El sismo causó daños estructurales en más de 200 edificios.



Al menos cuatro personas murieron, otras cuatro resultaron heridas y más de mil tuvieron que ser desplazadas por el terremoto de magnitud 6,9 que sacudió la noche del viernes el mar en el estrecho que separa las islas indonesias de Java y Sumatra.

Una de las cuatro víctimas mortales es una mujer del municipio de Lebak, en el suroeste de la isla de Java, que entró en pánico y sufrió un ataque al corazón, mientras que otra tenía 95 años y murió de fatiga durante la evacuación, precisó la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB).

El sismo causó daños estructurales en más de 200 edificios y el municipio de Pandeglang, el más cercano al epicentro, resultó el más afectado con 81 casas y una mezquita dañadas, consignó EFE.



El terremoto provocó escenas de pánico en la capital Yakarta, a unos 250 kilómetros al noreste, y desperfectos en edificios de la ciudad de Bandung, a más de 300 kilómetros del epicentro y en el oeste de Java.

Las autoridades emitieron en un primer momento un alerta de tsunami que llevó a la población en varias partes de la costa de Java y Sumatra, las más pobladas de Indonesia, a trasladarse a zonas elevadas, aunque dos horas después fue desactivado.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que en un principio estimó la magnitud en 6,8, localizó el epicentro del sismo a unos 90 kilómetros al suroeste de Pandeglang y su hipocentro a 42 kilómetros de profundidad.

Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica con 127 volcanes en activo en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.

En septiembre de 2018, un terremoto de magnitud 7,5 sacudió la isla de Célebes y originó un tsunami que causó más de 2.000 muertos y 200.000 desplazados en las poblaciones de Palu y Donggala.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente