El ministro de Hacienda estuvo en el programa de Jorge Lanata explicando las medidas anunciadas el domingo.



El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, admitió anoche que las medidas anunciadas para controlar el dólar son "incómodas y transitorias" y no corresponden a un "país normal"; pero negó el riesgo de hiperinflación y aseveró que ahora "el desafío es estacionar el barco en el muelle, pase lo que pase con las elecciones".También resaltó que está hablando con la oposición e incluso "hay diálogo con el Frente de Todos", que aventajó ampliamente al gobierno en las últimas elecciones primarias.

Lacunza reconoció que "hay una crisis de confianza", pero aseguró que "no hay riesgo de hiperinflación"; manifestó su esperanza de que los ahorristas no retiren masivamente la plata de los bancos y destacó que hay aval de las arcas públicas para garantizar el dinero de la gente y evitar crisis como las del pasado.

Dijo que "el corralito es un disparate".

"Un dirigente puede tener muchos defectos menos la imprudencia, porque lo que decimos puede afectar a 45 millones de pasajeros. Un gobierno nunca puede solo y requiere la prudencia de la oposición, pero también de la comunicación; porque el pánico es irracional y agitar fantasmas provoca un daño innecesario. Estamos postergando y aplazando pagos de deuda, pero los dólares están todos en los bancos", sostuvo.

"La Argentina parece un círculo en el que cada tanto se vuelve al mismo puerto. Este no es el puerto que soñamos, tendríamos que revisar las causas", dijo Lacunza, quien aseguró que "durante este gobierno se trabajó mucho en la sala de máquinas de ese barco, pero nos faltó el salón comedor y ese es el mensaje de las urnas".

Las medidas tienen como prioridad "el ciudadano de a pie" y fueron necesarias para paliar la "incertidumbre", no "subiera el tipo de cambio" y no aumentaran por esa razón la "inflación y la pobreza".

"No son medidas típicas de un país normal, y son incómodas para nosotros", admitió el funcionario, pero aclaró: "Si no las hacemos, y el tipo de cambio sube, las consecuencias son peores porque suben la inflación y la pobreza, y aumenta la inequidad".

En declaraciones a Canal Trece, el funcionario planteó que "hay una incertidumbre" sobre si "las reservas alcanzan para todas las demandas potenciales" de la economía, en alusión al "tipo de cambio, los depositantes, que tienen derecho a disponer, y los pagos de deuda".

"Ordenamos las preferencias, y primero están los ciudadanos de a pie: que el dólar no suba más de lo que está porque ya está alto", subrayó.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente