El Ciclón, que ya perdió cuatro de sus últimos cinco juegos, pegó en el inicio con un gol de Ángel Romero pero no lo supo sostener y el Halcón se lo dio vuelta gracias a Castro y Márquez. Delgado amplió en el complemento.



San Lorenzo de Almagro cayó hoy 3-1 como local ante Defensa y Justicia en el Nuevo Gasómetro, por la undécima fecha de la Superliga, acumula cinco derrotas en sus últimos seis partidos y fue insultado por sus hinchas durante todo el encuentro.

Rafael Delgado en contra abrió el marcador al minuto de juego para el dueño de casa, pero Alexis Castro, Fernando Márquez y el propio Delgado lo dieron vuelta para el Halcón de Varela.



El Ciclón venía de caer en el clásico con Huracán, dejando una pobre imagen, y fue recibido en su estadio con banderas y cantos contra los jugadores y el entrenador Juan Antonio Pizzi.

Los de Mariano Soso, con un andar irregular en el campeonato, se florearon en el Bajo Flores y cortaron una racha negativa de dos caídas en fila.

Parecía que iba a ser la tarde de la recuperación para el Ciclón, porque al minuto de juego, tras una jugada de pelota parada, cabeceó Fabricio Coloccini y el balón rebotó en Delgado para darles la ventaja a los de Boedo.

Pero duró poco la alegría azulgrana, porque tres minutos más tarde comenzó el calvario de los locales. Julio González llegó hasta el fondo por derecha y envió un gran centro a la carrera para que Castro igualara de cabeza, casi desde el área chica.

Podría haber convertido Márquez a los 8, pero Gianluca Ferrari salvó casi sobre la línea la definición del delantero.

De todos modos, el atacante tuvo su revancha a los 24. Dos defensores de San Lorenzo chocaran entre si, Castro tocó al medio y Márquez, ante la mirada de todo el fondo cuervo, colocó la pelota junto al palo izquierdo para revertir el tanteador.

Era absolutamente todo de la visita, porque los de Pizzi no lograban hacerse de la pelota y su última línea era un colador roto por el que pasaban absolutamente todos los rivales. Márquez reventó el poste derecho a los 30 y a los 44 fue Nicolás Fernández el que se lo perdió de frente al arco, tras una nueva habilitación del incontenible Castro.



39 segundos tardó Defensa en quedar mano a mano en el segundo período, pero Nicolás Navarro tapó espectacularmente ante Fernández. En el tiro de esquina derivado de esa jugada llegó el 3-1, porque el arquero salió a cualquier lado y Delgado cabeceó para tomarse su revancha por el gol en contra.

Dos minutos más tarde, Fernández le ganó en velocidad a Ferrari y se fue de cara al cuarto, pero Navarro le ahogó el grito.

El Halcón se floreaba y movía la pelota de un lado hacia otro ante la impotencia de los locales, mientras el clima en las tribunas se iba caldeando cada vez más.

Recién a los 30 minutos pateó al arco San Lorenzo, pero el remate de Alexander Díaz fue despejado de gran forma por Ezequiel Unsain.

La falta de respuestas anímicas y futbolísticas de San Lorenzo culminaron con una lluvia de silbidos e insultos por parte de su parcialidad, que ya pide por la cabeza de varios futbolistas y del director técnico.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente