El seleccionado nacional se impuso por 6-1 en España y cerró de gran manera la fecha FIFA. Alario, Espinoza en contra, Paredes (penal), Pezzella, Domínguez y Ocampos marcaron los tantos.



La Selección Argentina cerró su gira por Europa con una aplastante goleada por 6-1 ante Ecuador, en uno de los partidos amistosos preparatorios, disputado en la ciudad de Alicante, en el estadio del Elche CF.

Lucas Alario, Jhon Espinoza en contra, Leandro Paredes de penal, Germán Pezzella, Nicolás Domínguez y Lucas Ocampos marcaron para el combinado albiceleste. Ángel Mena descontó parcialmente para los ecuatorianos.



Era el “partido para cerrar el período de pruebas”, porque “de acá en más, se tomarán decisiones de cara al futuro”, y debe haber quedado conforme Lionel Scaloni con lo mostrado por su equipo, que tomó con seriedad el encuentro ante un rival notoriamente inferior y ya goleaba a la media hora de juego.

Para eso fue muy importante el trabajo de Marcos Acuña en el inicio, ya que desniveló siempre que quiso por izquierda y participó en las tres conquistas de la primera etapa.

A los 19, “Huevo” envió un tiro de esquina desde la izquierda que encontró el cabezazo letal de Alario desde el punto del penal. Así, repitieron la fórmula del primer gol del amistoso con Alemania.

Más tarde, a los 26, la buena fortuna colaboró con el mediocampista (hoy, lateral ultraofensivo) surgido en Ferro Carril Oeste. Envió un centro que se desvió en Espinoza y la pelota ingresó al arco ecuatoriano.

Cumplidos los primeros 30, el hombre de Sporting de Lisboa metió la pelota al área para Lautaro Martínez, quien fue derribado por Darío Aimar cuando estaba por definir. El árbitro Luca Barbeno sancionó penal y Paredes lo convirtió en gol un minuto más tarde.

Lo que siguió fue sostener el resultado desde la tenencia ante un adversario completamente inexpresivo.

Ecuador metió cuatro cambios para el inicio del segundo período y uno de ellos le dio resultado rápidamente, porque a los 3 minutos Mena envió un tiro libre desde la izquierda que pareció querer ser centro y se terminó clavando en el ángulo superior del segundo palo, ante la confiada mirada de Agustín Marchesín.

La enorme cantidad de modificaciones (seis por lado) hicieron que el segundo tiempo fuera cortado y lento, pero hubo tiempo para más emociones. A los 20, el ingresado Paulo Dybala envió un tiro libre en forma de centro desde la izquierda y Pezzella, hoy capitán, aumentó la ventaja con un testazo inapelable.

Argentina bajó el ritmo, pero con eso le alcanzó para lograr que el rival no pudiera sostener la pelota en su poder. De todos modos, cada vez que recuperaban los albicelestes solo tocaban en corto y sin profundidad.

Así y todo, a los 36 Nicolás Domínguez se dio el gran gusto de marcar su primer gol en el seleccionado mayor con un derechazo desde la medialuna del área.

Con todo liquidado, el arquero Pedro Ortiz le tapó un remate a Matías Vargas, pero en el rebote Ocampos selló el resultado final con un violento disparo desde un ángulo cerrado.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente