La cárcel de Villavicencio concentra la mayoría de casos, con 859, y le sigue la de Leticia, con 90 casos -89 presos y un funcionario del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Casi mil infectados de coronavirus en las cárceles de Colombia

A más de dos meses de la llegada del coronavirus a Colombia, el virus se expandió por las ciudades, y en el último mes llegó a las cárceles, donde las condiciones de hacinamiento son el mejor vehículo para la propagación masiva: los casos más graves se encuentran el penal de Villavicencio con 859 y en el de Leticia, donde casi el 49% de la población carcelaria está hoy infectada.

La cifra de infectados en las cárceles colombianas llegó a 962, luego del primer caso detectado hace un mes, el de un preso que salió en libertad y falleció a los pocos días a causa del virus.

La cárcel de Villavicencio concentra la mayoría de casos, con 859, y le sigue la de Leticia, con 90 casos -89 presos y un funcionario del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec)- de un total de 181 presos.

Villavicencio, además, ya cuenta con cinco muertos, mientras que en el penal de Leticia se registró el primer muerto la semana pasada: un hombre al que le acababan de otorgar la libertad.

La cárcel de Leticia se encuentra en la gobernación de Amazonas, la región más afectada por coronavirus y fronteriza también con una de las zonas más colapsadas de la vecina Brasil.

La pandemia no se limita a las cárceles en el país andino.

En total, Colombia registra 11.613 infectados y 479 muertos, según datos del Ministerio de Salud.

Sin embargo, en algunas partes del país representan una proporción importante del brote.

El departamento selvático del extremo sur del país cuenta hasta el momento con 26 muertes confirmadas y otras 30 en estudio, mientras que seis de los fallecidos son de población indígena.

De acuerdo con la gobernación de ese departamento, en el municipio de Leticia 85 de los 191 casos reportados hoy corresponden a población carcelaria, de lo cuales 10 son personas mayores, informó el diario El Tiempo.

Desde comienzos del brote, la Procuraduría, la Defensoría y organizaciones de la sociedad civil advirtieron al gobierno de Iván Duque del grave riesgo que representaba el virus para el sistema carcelario, en crisis desde hace tiempo por hacinamiento.

En la segunda quincena de marzo, los presos de varias cárceles del país realizaron motines en protesta por el hacinamiento y la falta de elementos de protección contra el virus.

El gobierno reaccionó suspendiendo las visitas a las cárceles y toda entrada de personal externo, pero no logró evitar los contagios.

Por eso, las medidas de excarcelación a la población más vulnerable recomendadas por los expertos internacionales llegaron recién el 16 de abril, cuando el coronavirus ya había desembarcado en las cárceles.

Según datos oficiales, en las cárceles de Colombia, el nivel de hacinamiento es del 43,51% en promedio, aunque hay penales en los que representa más del 100%.

A esto se suma el hecho de que las cárceles no tienen un buen acceso a la atención sanitaria, ni servicios básicos como agua y la mayoría de los presos no tienen acceso a jabón, desinfectante, geles antibacteriales, tapabocas un guantes, informó el diario colombiano El Tiempo.

En total, la población carcelaria del país es de 35.208 personas y, a casi un mes de vigencia del decreto, solo han salido de forma transitoria 408 presos, de un total que el Ministerio de Justicia estimó en 4.000.

Según calculó el Ministerio de Justicia, a esta velocidad, se tardaría 200 días en excarcelar a los 4.000 estimados inicialmente.

En consecuencia, el ministerio está trabajando en un nuevo decreto de excarcelación que flexibilice algunas de las condiciones para obtener el beneficio de la prisión domiciliaria.

Por TELAM

Post a Comment