Después de más de un mes de protestas y de un pedido unánime de la oposición de enfrentar el creciente malestar social, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, declaró hoy “una emergencia económica y social” y anunció un aumento del salario mínimo y una reducción de impuestos para la clase trabajadora y los jubilados. Poco después, varios voceros regionales del movimiento de protesta de los chalecos amarillos aseguraron en entrevistas televisivas que “los gestos” del mandatario son “insuficientes” e “incompletos” para frenar las manifestaciones. “Cada anuncio fue abucheado y la primera reacción fue: ‘Nos está tomando el pelo’”, contó Pierre-Gael Laveder, un manifestante de la localidad de Montceau-les-Mines, al noroeste de Lyon, según reprodujo la versión online de Le Monde.

En un discurso a la nación televisado e inusualmente corto de 13 minutos, Macron anunció que el salario mensual mínimo aumentará 100 euros desde 2019 “sin que tenga costo para los empleadores”, por lo que se descarta que supondrá algún tipo de subsidio estatal. Además, el mandatario adelantó una propuesta para que las horas extras no sean gravadas de ninguna manera desde el año próximo.

Te puede interesar: ¿Qué puede anunciar Macron para salir de la crisis por la que atraviesa?

Las horas extras son claves para el bolsillo de los trabajadores franceses ya que son la herramienta institucionalizada que usaron los sucesivos gobiernos de las últimas décadas para esquivar el sistema de las 25 horas laborales por semana que impuso un gobierno socialista en el año 2000. Macron, quien por primera asume el protagonismo de la respuesta estatal a las masivas protestas del movimiento de los chalecos amarillos, también le pidió a los empresarios que ayuden en estos momentos de convulsión social y que den un bono de fin de año a sus empleados, que no será gravado con impuestos ni con cargas sociales.

El último de los anuncios concretos que hizo el mandatario es una marcha atrás explícita a una de sus recientes y más controvertidas reformas, la de la Contribución Social Generalizada (CSG). Según esta reforma, las jubilaciones mayores de 1.400 euros por mes quedaron adentro del aumento de la CSG que impulsó y promulgó el mandatario.

Lee también: Macron cede y aplaza la suba de combustibles

Hoy Macron anunció que se suspenderá el aumento de la CSG durante 2019 a los jubilados que cobren menos de 2000 euros por mes. “Queremos una Francia donde se pueda vivir dignamente de su trabajo. Y le pido al gobierno y al Parlamento que hagan lo necesario para ello”, aseguró Macron, al explicar que todos estos anuncios serán presentados mañana martes por el primer ministro, Édouard Philippe, al Parlamento en forma de proyecto de ley.

Macron posee una amplia mayoría en el Parlamento y, por eso, ha podido aprobar todas sus reformas, aún las que fueron resistidas con vehemecia por cientos de miles de manifestantes y por los principales sindicatos del país en las calles. A lo largo de este último mes, muchos de los manifestantes con chalecos amarillos señalaron a estas reformas como las responsables del aumento del costo de vida en Francia y del crecimiento del malestar social.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente