Un preso acusado de homicidio que estaba internado y encadenado en un hospital del partido bonaerense de La Matanza se fugó el viernes en la tarde luego de que tres policías que estaban a su custodia se quedaron dormidos.

Según fuentes policiales, Nahuel Nicolás Medina estaba internado y encadenado por los pies a la cama en el Hospital Simplemente Evita de la localidad de González Catán. Sin embargo, aprovechó que la uniformada que debía vigilarlo se quedó dormida en una silla a su lado y aprovechó para robarle la llave del candado.



Otro de los policías que estaba en la puerta de la habitación también estaba dormido cuando Medina salió de la zona de terapia intermedia del hospital. Tampoco fue visto por un tercer efectivo porque estaba dormido dentro del patrullero.

El hombre se recuperaba en el hospital de heridas sufridas al ser detenido el 1 de enero tras el homicidio de Matías Villavicencio en el barrio de González Catán. Los tres oficiales fueron desafectados de la fuerza de seguridad.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente