Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, reconoció que el encuentro que disputaron italianos y españoles en Milán fue uno de los focos que facilitó la dispersión del coronavirus.



El alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori, señaló el partido entre Atalanta y Valencia, por la ida de los octavos de final de la Champions League, como uno de los epicentros del inicio de la cadena de contagios de coronavirus en la ciudad y en el norte de Italia.

"Fue una bomba biológica. El paciente uno apareció el 23 de febrero. Si es verdad que el virus ya circulaba, es muy probable que los 40.000 bergamascos que fueron al estadio de San Siro se contagiaran. Nadie sabía que el virus estaba entre nosotros. Muchos se juntaron para ver el partido en grupos y esa noche se aceleraron mucho los contactos, algunos que ya tenían el virus se lo pasaron a otros", afirmó Giorgio Gori, sobre el juego del pasado 19 de febrero..

Sin embargo, el alcalde aseguró que la situación en su ciudad también se complicó por el mal manejo en los centros de salud con una persona en específico, que pudo contagiar a los demás pacientes.

"Pero no fue todo, la chispa en verdad se produjo en el hospital de Alzano Lombardo, donde llegó un paciente con una pulmonía que no fue reconocida, infectó a otros pacientes, médicos y enfermeros y ahí nació el foco del brote. Ese fue el principal problema", dijo el mandatario.

Bérgamo es una de las ciudades más afectadas de Italia por la propagación del coronavirus, hasta la fecha cuenta con más de 6.400 casos y 1.100 fallecidos, de los más de 74.000 infectados de todo el país.



full-width

Post a Comment